La Consulta

Parece que no va a quedar más remedio que hablar sobre la famosa “consulta” planteada por Ibarretxe. La verdad es que me da bastante pereza, no porque el tema no me parezca interesante, que lo es, sino porque me temo que no va a ser posible establecer un debate sereno y sin prejuicios sobre la cuestión, pero bueno, vamos a intentarlo.

Adelanto que no tengo una posición totalmente definida sobre esta cuestión (aunque mi impresión general es favorable a la propuesta) y que por lo tanto estoy abierto al debate, eso sí, quien quiera llamar terrorista a Ibarretxe u opresor a Zapatero a cuenta de esta cuestión, que no se moleste en hacerlo en mi blog, por favor, que para eso hay montones de otros sitios donde estarán deseando de escuchar y jalear sus insultos.

De entrada me parece que es bueno que el Lehendakari tenga una “hoja de ruta” para desbloquear la situación y que la haga pública en el Parlamento. De hecho sería muy bueno conocer también las de los demás, si es que la tienen.

En segundo lugar me parece que la propuesta tiene bastante sentido y parte de una voluntad de acuerdo y negociación entre el Lehendakari y el Presidente del Gobierno. No se trata de ninguna imposición ni de ningún chantaje como se está presentando por ahí, sino de buscar un acuerdo entre ambos gobiernos que luego sea ratificado por los respectivos Parlamentos y por la ciudadanía vasca… ¿puede haber procedimiento más democrático que este? Procedimiento por cierto que está contemplado en el propio estatuto y en la Constitución pues lo que se plantea es que se alcance un acuerdo sobre el derecho a decidir, lo cual muy probablemente implicaría una reforma estatutaria que debe ser ratificada en referendum.

Si no hay acuerdo, como ya ha adelantado Zapatero que no va a ha haber, el Lehendakari plantea que el Parlamento Vasco le habilite para realizar una consulta a la ciudadanía. Y yo pienso: ¿Qué problema hay en preguntar a la gente? ¿Qué problema hay en que se celebre una consulta respaldada por el Parlamento Vasco? Yo no veo que puede tener de malo que la ciudadanía se pronuncie.

Si el Parlamento Vasco no le habilita, como parece que no le va ha habilitar pues ni PSE, ni PP, ni EHAK respaldan esta propuesta, el Lehendakari propone adelantar las elecciones autonómicas para que sea la ciudadanía finalmente quien decida. De nuevo me parece correcta la apelación a la decisión popular.

Uno de los aspectos más controvertidos de la propuesta es si todo esto es lógico que se haga habiendo violencia etarra. Mi opinión al respecto es que ETA no puede ser quien decida qué se puede y qué no se puede hacer, porque entonces estaríamos ante un auténtico estado de excepción. Siguiendo con el razonamiento de quienes piensan que con ETA en activo no se puede celebrar ninguna consulta, creo que habría que suspender todas las instituciones pues no se deberían celebrar elecciones de ningún tipo.

Ciertamente esta propuesta parece que nos aboca de nuevo a la polarización y la confrontación (y esta es la parte que menos me gusta de toda esta historia), aunque no tendría por qué ser así necesariamente. Quienes han hablado tanto y dado tantas lecciones sobre “transversalidad” podrían hacer un esfuerzo por ponerla en práctica y en lugar de decir que no a todo de entrada, intentar buscar espacios de acuerdo y de entendimiento.

Os recomiendo vivamente que leaís el texto exacto de la propueta del Lehendakari para que saquéis vuestras propias conclusiones. (Podeís hacerlo en este mismo post, a continuación)

Una hoja de ruta clara para alcanzar la paz y para abordar la solución del conflicto vasco. Pasos y consecuencias.

La sociedad vasca no quiere tener un mero papel espectador, desea poder opinar y participar. Como muestra, ahí están los más de 50 foros de participación puestos en marcha o el millón de accesos que tiene la página Web Konpondu.net. Vamos a seguir potenciando todas las redes de participación social como instrumento democrático, porque la sociedad vasca está decidida a “romper la espiral”.

Yo tengo que asumir mi responsabilidad y mi compromiso con la sociedad vasca.

Voy a depositar en manos de la sociedad vasca la llave para abrir un nuevo escenario de solución.

Voy a cumplir mi palabra y voy a plantear una hoja de ruta para “romper la espiral”. Es una hoja de ruta con propuestas concretas para abordar la solución del conflicto vasco. Una hoja de ruta que incluye un compromiso y una fecha fundamental, un antes y un después. El próximo 25 de octubre de 2008 la sociedad vasca será consultada para decidir democráticamente. Será la llave que abra un proceso de solución.

Podrá acudir a las urnas, bien para refrendar mediante “consulta ratificadora”, con validez jurídica, un Pacto Político que hayamos alcanzado con el Estado. O bien, para realizar una “consulta habilitadora” que traslade un mandato imperativo a todas las partes, ETA, Gobierno español y partidos políticos vascos, con el objetivo de desarrollar un doble proceso de diálogo y negociación que desemboque en el final de la violencia y en la solución del conflicto de normalización política en un tiempo fijado. En este segundo caso, soy plenamente consciente de que esta consulta habilitadora a la sociedad vasca no será jurídicamente vinculante, pero tendrá indudable validez política, social y democrática.

Estos son los pasos y las consecuencias políticas:

Primer Paso:

Oferta de Pacto Político al Presidente del Gobierno español (finalización del período de sesiones en junio de 2008).

Deseo oficializar en este Parlamento una oferta institucional al Presidente del Gobierno español para alcanzar un Pacto Político entre Euskadi y España sobre dos principios claros:

El principio ético de rechazo a la violencia, y el compromiso de la sociedad vasca con las vías única y exclusivamente políticas y democráticas.

El principio democrático de respeto a la voluntad de la sociedad vasca, y el compromiso de incorporar este reconocimiento y su ejercicio en el ordenamiento jurídico.

Este Pacto sería la llave política que posteriormente fuera ratificada por la sociedad vasca, para abordar un proceso de solución sobre la base de dos compromisos:

El compromiso de abordar el final dialogado de la violencia, cuando se den las condiciones establecidas en la resolución aprobada por el Congreso de los Diputados en mayo de 2005.

El compromiso de auspiciar un proceso de negociación entre los partidos vascos, sin exclusiones, para alcanzar, en un tiempo determinado, un acuerdo político que desarrolle y articule jurídicamente el pacto alcanzado, para su posterior ratificación por la sociedad vasca en un referéndum resolutivo.

La oferta está realizada y desde hoy mismo mi agenda está abierta. Mi disposición es completa y así se lo voy a trasladar personalmente al Presidente del Gobierno español. Tenemos tiempo más que suficiente. Si existe voluntad política, es posible alcanzar un Acuerdo que permita sentar las bases del fin de la violencia y abrir un nuevo futuro de relación política. Podemos, si queremos, abordar la solución de la raíz del conflicto vasco, un conflicto histórico de naturaleza política.


Segundo Paso:

Pleno del Parlamento Vasco en junio de 2008 para refrendar el pacto político alcanzado con el Estado y autorizar una consulta jurídicamente vinculante para su ratificación; o bien para autorizar la celebración de una consulta habilitadora que abra un proceso de solución.

En el próximo mes de junio de 2008, para finalizar el período de sesiones, plantearé la celebración de un Pleno Extraordinario del Parlamento Vasco para que esta Cámara pueda valorar y decidir sobre dos posibilidades:

Bien la ratificación del Pacto Político alcanzado con el Presidente del Gobierno español, así como la autorización para que la sociedad vasca pueda refrendarlo en una consulta jurídicamente vinculante. Esta consulta ratificadora sería la llave para abrir un proceso de negociación entre los partidos vascos.

Bien, la autorización para la realización de una consulta habilitadora, para superar la situación de bloqueo y que sea la sociedad vasca, con su decisión, quien nos traslade el mandato de abrir un doble proceso de diálogo y de negociación que conduzca al final definitivo de la violencia, por un lado, y abordar la solución del conflicto político, por otro.

Mi compromiso es respetar la voluntad de este Parlamento y actuar en consecuencia. Por ello, deseo adelantar, que si por parte de este Parlamento no se refrendara el Pacto Político alcanzado y, por tanto, no se aceptara la consulta ratificadora del mismo, o si, en su caso, se decidiera negar la autorización de una consulta habilitadora que abra un proceso de solución, por supuesto aceptaré la decisión y mi voluntad política será disolver el Parlamento y convocar elecciones en Otoño.

Tercer Paso:

25 Octubre 2008: Consulta de ratificación del Pacto alcanzado, o Consulta habilitadora para abrir un proceso de solución.

Propongo que mediante su opinión, democráticamente expresada el próximo 25 de octubre de 2008, la sociedad vasca abra el camino a recorrer, legitime su contenido y valide un proceso de negociación política.

Este es un aspecto fundamental porque, en esa fecha, la sociedad vasca tendrá en sus manos la capacidad para ratificar el pacto alcanzado o bien para desbloquear la situación y abrir un proceso de solución.

En el primer caso, y siempre tras la autorización del Parlamento Vasco, la sociedad vasca tendrá la oportunidad de ratificar en una consulta jurídicamente vinculante, convocada al efecto conjuntamente por el Presidente español y el Lehendakari, el Pacto Político alcanzado y sustentado sobre el principio ético y el principio democrático que permita abrir un proceso de solución del conflicto político vasco.

En el segundo caso, la sociedad vasca tendrá en sus manos la capacidad para enviar a todas las partes el mandato de abrir un proceso de solución, mediante una consulta habilitadora que, si bien soy consciente, no será jurídicamente vinculante, tendrá plena validez política, social y democrática, para abordar el fin definitivo de la violencia y la solución del conflicto político. Esta consulta habilitadora representa un cauce lícito y democrático para que los ciudadanos y ciudadanas vascas ejerzan libremente el derecho fundamental de participación ciudadana.

La sociedad vasca será consultada, en este caso, para enviar un doble mandato:

Primero, para que el Gobierno español y ETA inicien un proceso de diálogo con el objetivo de lograr el fin definitivo de la violencia, siempre que ETA manifieste previamente su voluntad inequívoca de abandonar el terrorismo y que las decisiones políticas correspondan a los representantes políticos vascos.

Segundo, para que todas las fuerzas políticas vascas sin exclusiones, inicien un proceso de negociación con el objetivo de alcanzar, en un plazo determinado, un acuerdo de normalización política sobre el ejercicio del derecho a decidir del Pueblo Vasco y sobre el marco de relaciones, tanto internas como externas, que deseamos mantener.

En relación con este tercer paso y sus consecuencias políticas, quiero, también, hablar con claridad para que nadie pueda interpretar intenciones ocultas de carácter electoralista. Deseo adelantar públicamente desde hoy mismo ante esta Cámara que, sea cual sea el resultado de la consulta, tanto si es positivo como negativo, mi compromiso es disolver posteriormente la Cámara y convocar elecciones. Este es un compromiso público e independiente del resultado de la consulta.

Cuarto Paso:

Proceso de Negociación y Referéndum resolutivo en el segundo semestre de 2010

Si todos, incluida ETA, nos hemos manifestado en multitud de ocasiones dispuestos a respetar la voluntad popular, nuestro compromiso debería ser, en primer lugar, aceptar que la sociedad vasca sea consultada y, en segundo lugar, asumir, respetar y dar respuesta a esa voluntad.

De esta forma, una vez celebrada la consulta de ratificación del pacto alcanzado con el Estado o, en su caso, la consulta habilitadora, y si esta es positiva, la siguiente fase natural es que todas las partes implicadas se sientan obligadas democráticamente a dar los pasos correspondientes para iniciar un proceso de solución.

Por un lado, ETA estaría obligada por decisión popular a realizar una manifestación inequívoca, creíble y demostrable, de su voluntad para poner fin a la lucha armada y, en consecuencia, el Gobierno español y ETA abrirían una mesa de diálogo para dilucidar todos los aspectos relacionados con el fin definitivo de la violencia.

Por otro lado, todas las fuerzas políticas vascas, sin exclusiones, estarían comprometidas a poner en marcha una mesa de negociación política para alcanzar, en un plazo fijado de antemano, un Acuerdo de Normalización Política sobre el derecho a decidir del Pueblo Vasco, las relaciones de territorialidad y, por supuesto, todas aquellas cuestiones que los partidos consideren de interés., que a continuación sería sometido a referéndum resolutivo.

Este Acuerdo político debe tener la vocación de la máxima integración, pero sin vetos por parte de nadie. Porque, seamos sinceros, un conflicto de esta naturaleza será difícilmente superable si para la búsqueda de la solución partimos de la premisa de que “todos deben estar de acuerdo”, puesto que ello legitima la actitud de bloqueo y de veto de aquellos sectores y partidos que abogan por mantener el “statu quo” alcanzado.

De este modo, a cualquier propuesta de cambio en Euskadi, algunos partidos exigen un consenso y un respaldo popular mucho mayor que el que se exigió y se exige, para mantener el marco jurídico-político vigente, con el argumento de que cualquier cambio o modelo alternativo genera división. Es preciso reivindicar el estricto principio democrático como instrumento fundamental para resolver los conflictos políticos y romper definitivamente la espiral que nos ata indefectiblemente al bloqueo permanente. Así se ha hecho y se está planteando con toda naturalidad democrática en otros conflictos de naturaleza similar al caso vasco, tanto en Europa, con el amparo de la propia Unión Europea, como en el resto del mundo.

Referéndum Resolutivo para la culminación del Proceso en el segundo semestre del año 2010.

El proceso, tanto si deriva de la aprobación del Pacto con el Estado en una consulta ratificadora, como si deriva del mandato democrático de una consulta habilitadora, debe culminar en un referéndum resolutivo que plasme el ejercicio del derecho a decidir libremente nuestro propio futuro.

Es evidente, y la experiencia así lo certifica, que este proceso tendrá dificultades. Podemos tener la tentación de defraudar la esperanza de la sociedad vasca y volver a “caminar en espiral”, porque en el fondo es más difícil construir la paz que hacer la guerra. Es más difícil lograr acuerdos que atrincherarse en las “razones de estado”. Nuestro compromiso público, y una de las claves del éxito del proceso, es que fijemos de antemano una fecha en la cual se convoque un referéndum resolutivo que cierre el proceso.

En mi opinión, este proceso debería culminar razonablemente en la segunda mitad del año 2010. Un tiempo más que suficiente para la negociación entre las formaciones políticas y para dar respuesta a una sociedad cansada y escéptica que nos demanda seriedad, compromisos y soluciones en plazos y contenidos.

_ _ _ _ _ _ _ _ _

Esta es la hoja de ruta propuesta.

Una hoja de ruta que abre el diálogo, la negociación, la posibilidad del acuerdo político y la toma de decisiones en plazos concretos. Una hoja de ruta que tiene una gran novedad y un gran compromiso: poner al frente a la sociedad vasca. La sociedad vasca tendrá la llave para evitar que volvamos a caer en la “espiral de la violencia” y del “no-diálogo político”. Tenemos que dar a la sociedad vasca la palabra y la decisión para desbloquear, abrir el proceso y fijar el camino a seguir.

No podemos tener miedo a la voluntad popular. No podemos refugiarnos en la violencia de ETA para seguir negando a esta sociedad su derecho a decidir. No podemos, tampoco, plantear estrategias cortoplacistas que tengan en cuenta sólo los intereses electorales partidistas. Hay que comprometerse con seriedad para fijar un camino, para avanzar y para lograr la Paz y la Normalización Política.

Este ha sido mi compromiso como Lehendakari desde que en el Kursaal planteé un camino de solución –Konponbidea‑ y esta es mi obligación y responsabilidad cuando el túnel de la vuelta al pasado nos atenaza, cuando el riesgo de volver a caminar en espiral durante muchos años nos vuelve a acuciar.

La sociedad vasca no quiere esperar más. Está dispuesta a salir del túnel definitivamente. Y estoy convencido de que agradecerá que, entre todos, seamos capaces de encontrar la salida con una hoja de ruta clara y comprometida.

Esta es mi responsabilidad, y con serenidad he planteado en este Parlamento una Propuesta clara y un compromiso firme para dar la palabra a la sociedad vasca.

Llevamos muchos años, demasiados, de dolor y de sufrimiento. Llevamos muchos años discutiendo sobre cómo resolver un conflicto histórico de naturaleza política.

Llevamos muchos años manifestando nuestro compromiso de respetar la voluntad de la sociedad vasca.

Llevamos muchos años caminando en espiral.

Bien, pues ha llegado el momento de romper la espiral y abrir un nuevo ciclo histórico. La Paz y la Normalización Política están en nuestras manos, en manos de la sociedad vasca. Es algo que nos debemos a nosotros mismos y que se merecen las generaciones futuras.

Eskerrik asko.

19 comentarios sobre “La Consulta

  1. Bueno, cojo el relevo, con tu permiso. Mi posición es clara: estoy en contra, por mis propias convicciones y sentimientos de identidad, pero también por lo siguiente.
    La sociedad vasca no le ha pedido nada en concreto a Ibarretxe, principalmente porque no hay ningún cauce para hacerle llegar peticiones, eso que dice no es más que un recoveco dialéctico, una reinterpretación de que haya sido elegido como presidente de una comunidad autónoma. Además, ese presunto derecho a decidir no es algo que esté clamorosamente en la calle en las voces de toda la sociedad vasca. Sólo hay una cosa por la que sí clamamos una amplísima mayoría: el final de ETA.
    Sobre lo de que Ibarretxe y Zapatero se sienten a parlamentar de igual a igual, es algo para mí inaceptable, y más si es sobre algo que afecta a toda España. Es como si mi mano quisiese ponerse a hablar con mi pie sobre mi ropa. Tanto uno como otro forman parte de un estado, el mismo, que es superior a ambos y por supuesto a cualquiera de sus partes geográficas. Lo mismo si es con “mandato” del Parlamento Vasco. Lo siento, pero ese órgano está y ha sido elegido únicamente para que gobierne en lo que le corresponda esta parte del país, en ninguna de las votaciones de las que ha sido resultado se le ha otorgado esa otra característica, creo. Si estoy en esto en contra de la Constitución, será que también yo quiero cambiarla😉 Mi voto en la consulta sería “no”, lo mismo que en el referendum, porque sé bien que la abstención y los votos en blanco y nulos serían patrimonializados por unos u otros.
    Sobre ETA. No deciden nada, y lo saben. Los que decidimos somos nosotros, los ciudadanos demócratas y pacíficos de este país. Y durante treinta años venimos decidiendo seguir adelante sin ellos, aunque sea esperando que recapaciten y cambien. También en estos asuntos de la consulta y adyacentes seríamos nosotros los que decidiríamos, no ellos. Mi postura sería decidir posponer lo que nos diferencia a los demócratas hasta que se acabe la violencia,por el método que sea (mejor si es una negociación de deposición de las armas que la eliminación policial). ¿Por qué? Por tres razones: se mostraría un respeto tangible a las víctimas del terrorismo etarra (¿cuántos de sus familiares no sentirían con esto que la muerte de su ser querido realmente le ha servido a ETA para conseguir sus fines, ahora en boca de quienes un día dijeron que les defendían, el PNV?), todo el proceso posterior sería más justo que lo que se pueda conseguir actualmente, pues todo el mundo podría votar sin estar amenazado ni ilegalizado y no habría ninguna deslegitimización para nadie, y tercero, porque si el final de todo este camino es la independencia (o lo mismo si no lo es), lo que quiero para los que se queden aquí es un país sin ETA, y si éstos tienen el más mínimo agarradero para seguir en supuestas consultas denegadas, etc., lo que van a hacer es seguir.
    Me parece de una estupidez enorme creerse que con un País Vasco / Euskadi / Euskal Herria totalmente independiente ellos van a dejar las armas. Y cuando eso lo cree un gobernante, es una estupidez poco menos que criminal. Sinceramente, leyendo lo que he leído sobre esta consulta y leyendo las famosas actas de Aznar y Bush, la falta de conexión con la realidad de Ibarretxe (para el que tal vez la sociedad vasca es únicamente la votante de su partido y EA) pensando que con una consulta va a desbloquear nada se me hace igualita a la de Bush en el párrafo en que afirma que lo de Irak va a ser una liberación heroica y aclamada por todo el mundo.
    Por otro ado, me indigna sobremanera que en todas las iniciativas de Ibarretxe se diga de un modo u otro que la sociedad vasca es la responsable de que esto esté atascado (al menos así se lo he entendido yo más de una vez), o que estemos hartos de unos y de otros como si los dos lados fuesen iguales y no supiéramos distinguir. ¡Pero cómo! La única responsable de una cosa así es ETA. No Zapatero, ni Madrid, ni los vascos que no se manifiestan, ni siquiera el PP. Única y exclusivamente ETA es la culpable de que esto siga así.
    Perdón por el tochocomentario.

  2. Aunque yo también encuentro razonable la “hoja de ruta” del Lehendakari, como a tí, me da una pereza horrible seguir dándole vueltas a este asunto. Cuando un comentarista en mi blog me preguntaba sobre este asunto, le respondía que el debate identitario ya me cansa y se me aparece más como una cortina de humo que no nos deja ver otras cosas que como una cuestión con valor en sí misma. Pero sin embargo, el derecho a decidir está en el quid de la cuestión y es irrenunciable.
    Por otro lado, coincido en la valoración del subterfugio del famoso “en ausencia de violencia”. ETA no debe marcar la agenda; y si la marca para una consulta habilitadora o un referendum, de la misma manera debería marcar la elección a cualquier institución, por lo que podría entenderse, llevando el argumento al absurdo, que si no se puede consultar mientras ETA exista, toda la representación en las instituciones (elegida con violencia de ETA en las calles) es ilegítima.

  3. M@k, ¿por qué Catalunya, Andalucía, Baleares, Canarias, Valencia… pueden reformar sus estatutos de autonomía y nosotros no podemos?
    Yo creo que lo único que está planteando Ibarretxe es un camino que posibilite una reforma estatutaria, sin prefijar el resultado de la misma, sino los principios para hacerla: acuerdo con el Estado y acuerdo entre los partidos vascos (tampoco descubre la pólvora, sólo lo que el Estatuto ya prevé)
    De independencia no he visto que haya hablado en ningún sitio.

  4. Sabes Pablo que no estoy a favor de ni contento con esas reformas estatutarias. Por otro lado, yo no veo que lo que se pretenda sea una simple reforma de un estatuto de autonomía. En ninguna de aquellas comunidades que citas se hablaba, creo, del “derecho a decidir”.

  5. Pues yo tengo sensaciones enfrentadas.
    1. Por una parte es bueno hacer una consulta popular y que se tenga en cuenta la opinión del Pueblo. Por cierto, ¿alguien sabe qué se va a preguntar? Aunque tengo la sensación de haber vivido ya esto: se presenta el Plan Ibarretxe, se aprueba en el Parlamento Vasco, no pasa la prueba del Congreso y se adelantan elecciones. ¿a alguien más le suena eso? Resultado: entre otras cosas, un retraso en la aprobación de la Ley del Suelo, con el consiguiente riesgo de que si hubiera ahora otro equipo de gobierno, sin duda habría otra ley del suelo muy distinta. ¿Se repetirá la historia con la Ley de Vivienda? Me da la sensación de que eso al PNV se la suda.
    2. Y por otro lado estoy con Fernando en que parece una cortina de humo para ocultar los problemas de la gente de a pie. No digo yo que el terrorismo no sea un problema, ni mucho menos. Digo que entre los temas prioritarios de la gente no está el modelo de estado.
    Las respuestas de PSOE y PP parecen reflejar el miedo a lo que pueda decir el Pueblo. Caramba, pero ¿no era eso la Democracia?

  6. ¿Cómo se puede seguir afirmando que entre los problemas prioritarios de la gente no está el modelo de Estado cuándo la constitución no fue votada en Euskadi, cuándo se aplica la razón de estado para evitar que el vasquismo acceda al Gobierno de Navarra, cuándo se persigue a quién cuestiona la Monarquía y sus privilegios y tantos y tantos ejemplos?
    Si hablamos de las voluntades “prioritarias” de la gente en abstracto estas serán ir al centro comercial más cercano.
    Si hablamos de las prioridades poíticas, entonces el modelo de un Estado heredero de la dictadura y de 300 años de estado de semi-guerra, obviamente, es un tema prioritario.
    Y me parece mentira que se siga utilizando ese argumento, que por cierto, menciona con mucha ligereza el Partido Popular. Curioso.

  7. Muy meritorio que te mojes así, Pablo. De todos los comentarios, me quedo con el de RobertoC.
    Es una pena que esté tan viciado el debate. ¡Para una vez que alguien plantea preguntarnos algo!
    M@k, discrepo contigo. Yo creo que en una democracia la pertenencia a un estado debe ser voluntaria, siempre, por aquello de que la democracia es la voluntad de la gente. Si mañana Antequera desea declararse independiente, pues muy bien. Esa comparación que haces de las partes de un cuerpo sólo tiene sentido para quien piensa que España es una unidad de destino en lo universal. Yo en ese asunto, como en tantos otros, me declaro ateo: no reconozco otra soberanía que la del acuerdo de las personas.

  8. Felicidades a todos, este blog debe ser uno de los pocos sitios en el que se discute de este asunto con tranquilidad, razonada y mesuradamente. Las llamadas a la caverna que recibimos por doquier parece que no os han turbado. Zorionak.

  9. Si es así, Alorza, y si el deseo de pertenencia a una unidad política u otra viene dado por lo que se ha votado en elecciones donde se preguntan otras cosas (y es que hasta en el mismo PNV no están de acuerdo todos con Ibarretxe) el único país que habría aquí tendría forma de queso gruyére. Por tu mismo razonamiento, Irún, San Sebastián, buena parte de la Margen Izquierda y no sé en qué medida Álava, y otros muchos pueblos no formarían parte del sueño de Ibarretxe. ¿Ése es el país que quiere construir? No cuenta con el apoyo de toda la sociedad vasca, como él dice, ni siquiera con el apoyo unánime de su propio partido, pero nada de eso importa, se cree un libertador, un mesías, un elegido, y por tanto no le importa nada lo que pensemos el resto de los mortales.

  10. Por más que leo y releo el texto literal de la propuesta lanzada por el Lehendakari no consigo ver las cosas que otros veis, de verdad.
    Dice el Lehendakari que quiere llegar a un acuerdo con el Presidente del Gobierno y que ese acuerdo tiene que ser ratificado por el Parlamento y por la ciudadanía. Si esto se diera, es decir, su Ibarretxe y Zapatero se pusieran de acuerdo en una propuesta, que luego fuera ratificada por el Parlamento y a continuación por un referendum, ¿qué problema habría? Todo lo contrario, no? Tendríamos un futuro basado en el acuerdo y el pacto y en la participación democrática de la ciudadanía.
    Si no hay acuerdo con el Presidente del Gobierno pedirá a su Parlamento autorización para una consulta y si el Parlamento no le autoriza no habrá consulta, sino elecciones. De nuevo ¿dónde está el problema? Si el Parlamento autorizase la consulta ¿por qué no se va a poder hacer, aunque no tenga validez jurídica? ¿no es bueno que se conozca la opinión de la gente? Si de verdad este tema no importa o estamos todos hartos o nos parece que el Lehendakari es un Mesías, ¿no es una magnífica oportunidad una consulta para plantarselo en la cara y que nos deje en paz?
    Y si por el contrario la gente queremos que de una vez los partidos -TODOS- dejen de lado sus cálculos electorales y se pongan de acuerdo sobre el futuro del país, ¿no es esa consulta una ocasión excelente para pronunciarnos?

  11. Las cartas por delante (por si acaso alguien está confuso😉, que no creo sea el caso). Mi opción política, basada en lo que quiero que sea mi vida, es que esto siga siendo España. Por tanto, me opondré con todos los argumentos legítimos que tenga a mano y con votos en tantas urnas como haga falta, a que eso deje de ser así. Y si el primer paso, como parece, es oponerse a una consulta que va a dividir aún más a la población vasca, que es un insulto en la cara de los familiares de víctimas de ETA, que abre la vía a un modelo de estado (vasco) en que hasta cada bloque de pisos de cada barrio vaya a tener potestad para decidir sus leyes por encima de las del ayuntamiento, provincia o el mismo gobierno vasco, cuyo final “final” sería un país reaccionario, ultraliberal, con un terrorismo sin resolver o peor aún, quién sabe si respaldado por dicho terrorismo, e irrespirable para quien tenga un mínimo de sentimiento español, lo siento, pero me tengo que oponer en redondo. Para que al menos no se pueda decir que la consulta se realiza en nombre de la sociedad vasca, porque sencillamente no es así, y los que así pensamos nos hacemos oír, o al menos leer.

  12. M@k, se agradece la sinceridad, aunque mi impresión es que tu planteamiento es apocaliptico en exceso (desde luego lo de que la consulta es un insulto a las víctimas me parece una pequeña barbaridad).
    Lo que no me convence es que como tu no quieres una opción diferente a la actual te vas a oponer a que se le pregunte a la gente. Eso no me parece correcto, la verdad. Me parece legítimo que si tu opción es seguir como hasta ahora la defiendas con uñas y dientes pero no mediante el bloqueo a que la gente se pueda pronunciar.
    Y para que juguemos todos con las cartas a la vista, mi opción tampoco es la independencia, sino el federalismo de libre adhesión y no temo una consulta (aunque se que otras opciones, entre ellas la tuya, tendrán más apoyo) porque por encima de que salga o no mi posición considero más importante que se decida entre todos y con el máximo acuerdo posible.

  13. Pues sí, ante la pregunta implícita de si temo la consulta, mi respuesta es sí: primero, porque si no está planteada desde una clara mayoría de la sociedad vasca, lo que va a conseguir es dividirla más, y eso pienso que es malo, pues da lugar a roces,enfrentamientos, enconamiento de las diferencias…, y segundo porque me parece que si se hace, y tanto si sale “sí” como si sale “no”, hacerla es hacerle un gran favor a ETA: es darle el balón de oxígeno ideológico que empieza a faltarles, porque verán que con las armas han convencido a alguien en sus tesis. Por supuesto la realidad es distinta, ese “verán” es completamente subjetivo, porque no tienen que convencer a Ibarretxe en el independentismo, pero se verán confirmados en que las armas son el buen camino. Si sale que no, más aún, porque los españoles represores seguiremos reprimiendo al pueblo vasco, etc., etc., y si sí, pues lo mismo: si “consiguen” la consulta, la independencia, etc. con las armas (de nuevo bajo su punto de vista), ¿por qué no todo lo demás y finalmente su propia dictadura? Y sí, creo que plantear la consulta y que un presidente autonómico quiera ponerse al nivel de un presidente de España (del Estado o como prefirais) es un error y está mal, porque han sido elegidos por dos grupos diferentes de personas, ambos igualmente legítimos, pero uno mayor y englobador del otro. ¿En qué se basará cualquier presidente de un País Vasco independiente para impedir que otros sigan el mismo camino y lo chantajeen del mismo modo con el “si no aceptas lo que te digo, me voy de todas todas”?
    Sobre el modelo del estado, creo que plantearlo desde abajo y de forma particular por una u otra comunidad autónoma no es lo mejor: algo que afecte a todo el país debe decidirse en conjunto de todo ese país.

  14. Bender, lo de que el modelo de estado no es el tema prioritario para la sociedad vasca no lo digo yo, lo dice el euskobarómetro. Eso si, no te falta razón en lo que dices del Gobierno de Navarra. Pero eso no es (solo) culpa del modelo de estado. La culpa en este caso es de cómo se organizan los partidos políticos. Si el partido es centralista (PSOE) pasa lo que pasa. Si es federalista (IU, Ezker Batua) las decisiones se toman en casa.
    Tampoco acabo de ver esto de los 300 años de estado de semi-guerra. Lo que ha habido en los últimos 300 años es lo mismo que en toda Europa, a excepción de un grupo minoritario que le ha dado últimamente por pegar tiros y matar a la gente (confío en que mi profesor de Historia Contemporánea no lea nunca este resumen que he hecho de ese período al que ha dedicado su vida)🙂
    De todas formas esos ya han dicho a traves de sus altavoces (EHAK) poco menos que se la suda la consulta si no se hace como digan ellos. Supongo que a mi ni siquiera me dejarían votar. En resumen, estos días se habla mucho del electoralismo de los cheques-vivienda, cheques-bebé… del PSOE, pero a esto de la consulta no le falta tampoco ni una pizca de electoralismo: se repite la historia del final de la legislatura anterior, y espero que el PNV no sacrifique la política social (léase Ley de Vivienda) que si es prioritario para los vascos, por su cheque-consulta.
    En cualquier caso, insisto en que nadie debería tener miedo a la consulta, sino todo lo contrario, se trata de escuchar al Pueblo, y eso no es malo, sino todo lo contrario.
    Tampoco creo que la consulta sea hacerle un favor a ETA, como dice M@k, salga el resultado que salga. La clave (o buena parte de ella) estará en la pregunta que nos hagan. No creo que pregunten si queremos que Euskadi sea un Estado independiente, porque se la juegan con los resultados. Y si preguntan si estamos contentos con el modelo de estado, el NO admite muchas interpretaciones.

  15. A mi me surgen varias dudas políticas con la consulta,
    -Sacar esta idea de proceso negociador con el Estado a solo 6 meses de las elecciones generales, es dar por hecho que es imposible negociar con el PP o con el PSOE. A nadie se le pasa por la cabeza que cualquiera de esos partidos va a abrir la mano a una negociación política ahora porque saben que automaticamente pierden las elecciones. Por lo que la primera parte de la iniciativa está invalidada antes de empezar, es solo un brindis al sol o no?
    -Otra duda que me surge es que con la segunda parte le vamos a dar un protagonismo excesivo a EHAK ahora que la izquierda radical está mas invisible, EHAK aprovechará ese protagonismo para ser titular de periódicos durante medio año y les habremos hecho la campaña electoral de las autonómicas (como se la hicimos en las municipales). Yo tengo mis dudas sobre lo que votarian al final en el Parlamento, os recuerdo que la modificación del estatuto al final votaron unos cuantos a favor para no tener la losa de haber sido ellos los que habian paralizado el proyecto.
    Yo creo que cualquier consulta es buena pero sin saber la o las preguntas, qué medios se van a dotar para la realización material de la propia consulta, qué organismo va a garantizar la limpieza de la misma, etc. es dificil posicionarse

  16. Hay algunas situaciones incomprensibles. El PSOE (en el gobierno), y el PP, pasan horas y horas hablando sobre que nunca ETA marcará la agenda política, ni de España, ni de Euskadi, entonces un dirigente elegido democráticamente, el Lehendakari Juan José Ibarretxe, al insistir en continuar con su proyecto para ofrecer soluciones a Euskadi, es insultado de todas las formas posibles.
    Me pregunto ¿tanto miedo tienen en el Estado Español a qué se consulte al Pueblo Vasco?
    ¿Por qué esa insistencia en utilizar la Constitución de “escudo”?, cuando se la pisotea cuando es necesario, ni hablar del bochornoso espectáculo del Constitucional.
    Creo que ha llegado la hora de asumir riesgos en Euskadi, y no tienen que ver ni con bombas ni con armas, sino con llevar a cabo propuestas, algunas han ido surgiendo en los últimos tiempos, que permitan abrir un camino sólido para afirmar una posición de Euskadi que ya no puede ser la misma de los últimos años.

  17. Lo primero que quiero hacer es felicitar a Pablo y a todos los participantes en este debate por la corrección y profundidad del mismo.
    Yo creo que lo más escandoloso de este asunto es que se quiera eliminar la capacidad de un gobierno para desarrollar una iniciativa política por vías absolutamente democráticas. Los demás, por lo visto (negociaciones con ETA sobre lo divino y lo humano), pueden hacer lo que quieran, pero el Gobierno Vasco no está habilitado para dar el más mínimo paso. Estoy de acuerdo en que el momento no es el mejor, como dice Iñaki: hasta junio lo que hay son preelecciones generales y conformación del nuevo gobierno en Madrid. Pero me temo que cualquier otro momento hubiera sido considerado igual de “poco aconsejable”. Si PSE y PP quisieran de verdad dar pasos hacia la pacificación en Euskadi (lo de la normalización parece que se la puede traer más al pairo) deberían apoyar esta iniciativa que, bien gestionada, se podría convertir en un torpedo en la línea de flotación de ETA y su entorno.
    Por lo demás, M@k yo también quiero que Euskadi siga siendo España. No entiendo una Euskadi desligada de los lazos familiares, culturales, económicos e históricos con España. Pero eso no me impide aceptar que otras personas puedan verlo de otro modo y que pretendan, desde mi punto de vista legítimamente, que decidamos entre todos sobre la mejor forma de vincularnos con o desvincularnos de España. No otra cosa es el derecho a decidir. No es la independencia, sino la capacidad para decidir sobre la independencia o sobre otras fórmulas jurídico-políticas posibles.
    Y ahora aporto mi hoja de ruta, que igual no es la de Ibarretxe o igual sí:
    – Primero, aprobar y consolidar el derecho a decidir por parte de los habitantes de la CAE con una ligazón estrecha al rechazo a la violencia. Si es posbile, con el máximo número de fuerzas implicadas.
    – Segundo, reformar el estatuto, introduciendo el derecho a decidir (si ha sido apoyado mayoritariamente en la consulta) en un debate abierto entre todos los partidos, buscando el máximo consenso (para esto, en Euskadi no me vale el 51% como ha sucedido en otras autonomías). Y a mí me gustaría que ese nuevo estatuto avanzara en cuestión de derechos sociales y en participación ciudadana (las consultas para todo, no sólo para EL TEMA).
    – Tercero, ratificar por abrumadora mayoría el nuevo estatuto, que no será independentista y que servirá para otro montón de años como ha servido el actual.
    ¿Ha hablado alguien de independencia?

  18. En tenoría, esto de preguntar es muy “bonito, democrático y justo”:
    Imaginar a un padre y la madre pegándose (en sentido figurado) por la custodia del hijo, hasta que encuentran la pregunta que les va a solucionar el problema:
    “Lo mejor hijo es que tu elijas, o tu padre/madre, o yo”.
    Dejarme que diga que ese padre/madre es un canalla, e Ibarretxe también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s