Intervención completa de Javier Madrazo en el debate de la Ley del Suelo

medium_DSC_00032.jpgAunque es un poco larga, si tenéis un rato, merece la pena leer la intervención completa del Consejero de Vivienda Javier Madrazo, en su presentación al Parlamento de la Ley del Suelo


Señora presidenta, señorías, Buenos días a todas y a todos, Egun on denoi,

Lehenik eta behin, eskerrak eman nahi dizkiet lege honetan parte hartu duten pertsona guztiei, legebiltzarreko taldeei, elkarteei eta, nola ez, erakundeei. Denon artean lurzoru legea bultzatu dugu eta gaur, saio honetan, azkenean, onartuko dugu. Ez da izan erreza; benetan diotsuet.

En primer lugar, quiero mostrar mi agradecimiento a todas y a cada una de las personas, asociaciones, formaciones políticas, grupos parlamentarios e instituciones que hemos hecho posible la aprobación hoy de la primera ley de suelo de euskadi. No ha sido una tarea fácil; puedo dar fe de ello.
Han sido muchas las dificultades a superar y muchos los obstáculos a sortear. No es éste el momento ni el lugar para recordar los problemas que hemos encontrado en el camino; todas y todos ustedes los conocen, y saben también quiénes han puesto más trabas en esta tarea y saben, igualmente, el porqué.

Afortunadamente, hemos sido capaces de hacer frente una por una a esta larga lista de diferencias, por aludir a ellas de un modo eufemístico, cumpliendo así con un compromiso suscrito por ezker batua-berdeak en el acuerdo de coalición con el partido nacionalista vasco y eusko alkartasuna.

Me refiero, concretamente, al capítulo titulado “un gobierno para la solidaridad y la justicia social”; en su punto número 6, bajo el epígrafe “la vivienda al alcance de todas y todos”, se dice textualmente lo siguiente:
“como primera medida nos comprometemos a remitir al parlamento vasco en el plazo de seis meses desde la constitución del nuevo gobierno el proyecto de ley del suelo con la misma redacción con la que fue aprobado por el consejo de gobierno la anterior legislatura”.

Izan ditugun oztopo guztiei egin diegu aurre. Horrexegatik, esan dezaket eusko jaurlaritzak bere konpromisoa, arlo honetan, bete duela.

NO A LA ESPECULACIÓN, SÍ AL DERECHO A UNA VIVIENDA

En realidad, no fueron seis meses sino menos de tres. El gobierno vasco se presentó públicamente el 28 de junio de 2005 y el 15 de septiembre el proyecto de ley de suelo fue remitido a esta cámara para su debate y posterior aprobación. Reiteramos entonces, como no podía ser de otro modo, nuestra disposición abierta y sincera al diálogo con todas las formaciones políticas presentes en este parlamento, sin excepción de ninguna de ellas.

Nuestro objetivo, señorías, era obvio: dotar a euskadi, a nuestra comunidad, de una herramienta clave en la lucha contra la especulación del suelo, primando siempre el derecho de la ciudadanía vasca al acceso a una vivienda digna, en propiedad o alquiler, a un precio razonable. Pensábamos en todas las personas, pero especialmente en las más jóvenes, que, al día de hoy, se ven imposibilitadas para iniciar una vida independiente.

Hablamos de jóvenes, chicos y chicas, que no pueden abandonar la casa de sus padres y madres primero porque tienen un empleo precario, y segundo porque no pueden hacer frente ni a una hipoteca ni a un alquiler a precios de mercado. Soy consciente de que todas los grupos parlamentarios aquí presentes compartimos esta misma inquietud.

En cambio, no todos compartimos el mismo criterio sobre la respuesta que debemos dar a esta realidad, que condiciona la vida de miles y miles de personas, en su mayoría, como he dicho, jóvenes en edad de poder emanciparse de sus progenitores; ehak y el partido popular, por ejemplo, no darán hoy su apoyo a este proyecto de ley.

Gure helburua zein izan den argi eta garbi dago: espekulazioaren kontra egitea eta herritarrek etxebizitza lortzeko daukaten eskubidea bermatzea. Horrexegatik, ez ditugu ulertzen ehakaren eta peperen argudioak.

DIÁLOGO PLURAL Y ACUERDO POLÍTICO E INSTITUCIONAL

No me corresponde a mí juzgar ahora sus razones, pero debo admitir que lamento profundamente que el diálogo promovido por el departamento de vivienda y asuntos sociales con ambos grupos parlamentarios no haya fructificado. En nuestra voluntad ha estado siempre sumar adhesiones a este proyecto de ley e incorporar, cómo no, aportaciones que ayudaran a mejorar su contenido.

En este sentido, debo reconocer públicamente, y es un acto de justicia hacerlo, la buena disposición mostrada en este proceso tanto por parte de las formaciones que integramos la coalición de gobierno, como por los grupos parlamentarios socialistas vascos-euskal sozialistak y aralar.
Esta misma afirmación es válida para la asociación vasca de municipios-eudel, y para el conjunto de personas y agentes sociales que han hecho posible con su colaboración que euskadi tenga, por fin, una ley de suelo. No olvidemos, en este sentido, que ha sido necesario que transcurran veinticinco años desde que se transfirió a euskadi la competencia en materia de suelo y vivienda, para poder disponer de una iniciativa legislativa específica en este campo.

La propuesta de redacción de un anteproyecto de ley de suelo ha sido una constante en los calendarios legislativos de sucesivos ejecutivos autónomos. Sin embargo, nunca hasta ahora ha logrado materializarse. En el año 1991, sin ir más lejos, el consejo de gobierno ya se planteaba realizar un estudio pormenorizado sobre “intervención pública del suelo”, al objeto de elaborar a posteriori un anteproyecto de ley.
Evidentemente, no pudo llevarse a cabo. Ni en aquel momento, ni después. Sólo se introdujeron en nuestro marco legal determinadas iniciativas de urgencia, que han sido de gran utilidad, es verdad, pero no abordaron en toda su complejidad la cuestión del suelo y el urbanismo.

Por ello, señorías, es tan importante destacar, en esta sesión, que nos encontramos en una jornada histórica. Primero, porque euskadi, nuestra comunidad, contará, por fin, con una ley de suelo; segundo, porque ha sido el resultado de un amplio consenso político y social, que ha contribuido a enriquecer el texto.

Nunca llueve a gusto de todos; es lógico; hay voces que todavía dicen que no a esta ley, y entre ellas se encuentran las de ehak y el partido popular. Hubiéramos deseado que ambos grupos parlamentarios estuvieran hoy en esta foto: ley de suelo y consenso político y social. La ocasión, señorías, merecía la pena; y el tema a debate también.

Gaurko eguna euskal autonomia erkidegoan “historikoa” dela esan dezakegu. Alde batetik, lurzoru legea onartuko dugulako; bestetik, lortu dugun akordio politiko eta instituzionala dela kausa.

RESERVAS OBLIGATORIAS DE VIVIENDA PROTEGIDA

Hablamos del derecho a una vivienda digna a un precio asequible. Puedo comprender en mayor medida las razones del partido popular para justificar su rechazo a este proyecto de ley; me resulta más difícil, en cambio, entender las razones de ehak. Respeto unas y otras, qué duda cabe, pero esta iniciativa es, ante todo y sobre todo, una iniciativa progresista.

Es natural que incomode a la derecha, pero no lo es que incomode a quienes se definen de izquierdas. Por qué, me preguntarán ustedes. Trataré de explicarlo brevemente:

El 75 por ciento de los suelos urbanizables, y el 40 por ciento de los suelos urbanos estarán destinados, a partir de ahora, a vivienda protegida, en propiedad o alquiler; hablamos, esta vez, de vivienda protegida en sus diferentes modalidades, vivienda social en alquiler, vivienda de protección oficial y/o vivienda tasada.

Se incrementan así, de modo notable, los estándares actuales, situados en el sesenta y cinco por ciento y el 20 por ciento respectivamente. Estas nuevas reservas serán de aplicación en los municipios de más de 3.000 habitantes -hasta la fecha sólo se contemplaban los de más de 7.000- y en aquellos otros menos poblados pero que tengan continuos urbanos de más de 2.000 residentes.

Hablamos, señorías, de vivienda de nueva construcción, de ochenta metros cuadrados, con garaje y trastero, a un precio de 117.700 euros, (19.580.000 pesetas), en el caso de la vivienda de protección oficial; y a un precio de 200.000 euros, (33.275.000 millones), en el caso de la vivienda tasada municipal. Por lo que respecta a la vivienda tasada de régimen autonómico, cuya regulación compete al gobierno vasco, el precio máximo podrá ser incluso inferior a la vivienda tasada municipal.

Las viviendas sociales en alquiler tendrán un coste medio entre 180 y 200 euros, y los apartamentos transitorios y sociales entre 120 y 200 euros. Hablamos de cantidades razonables, distantes a años luz de las que impone el mercado libre, y todo ello en la práctica totalidad de las localidades vascas.

Lege honi esker, babestutako etxebizitzen kopurua igoko da, bai hiri-lurzoruan baita lurzoru urbanizagarrian ere. Babestutako etxebizitzak erosi edo alokatu daitezke. Bi kasuetan edukiko duten prezioa egokia izango da, gazteak ditugulako buruan.

APUESTA POR EL ALQUILER DE APARTAMENTOS PROTEGIDOS

No son éstas las únicas novedades relevantes que incluye el dictamen de la ley de suelo que ahora debatimos. En todos los municipios de más de 20.000 habitantes, por cada nueva vivienda levantada se destinará en suelo dotacional un metro cuadrado y medio a la construcción de apartamentos en régimen de alquiler.

Esta propuesta implica, para que podamos entendernos, y aunque dependerá de las características de cada solar y de la superficie de los apartamentos, que por cada cien nuevas viviendas, sean protegidas o sean libres, será obligatorio edificar una media de quince apartamentos en régimen de alquiler. El ayuntamiento correspondiente promoverá el 25 por ciento de estos espacios y el gobierno vasco el 75 por ciento restante.

Además de este porcentaje, que es importante en si mismo, la ley de suelo determina que una parte significativa de los suelos de sectores y unidades de ejecución se destinen, igualmente, a nuevas viviendas en alquiler. Este compromiso quedará reflejado en el plan de vivienda 2006-2009 y en los planes municipales de vivienda de los próximos años.
Nuestra meta es ambiciosa: reservar entre el 25 por ciento y el treinta por ciento de las nuevas viviendas que se promuevan en el futuro al alquiler protegido. De este modo, estamos ofreciendo una respuesta idónea no sólo a los colectivos sociales más desfavorecidos sino también a quienes optan por el alquiler como opción de vida, frente a hipotecas a cincuenta años que finalmente hipotecan tu propia vida.

¿no son éstas, señorías, propuestas progresistas? Sinceramente, creo que sí, y lo manifiesto, además, con todo respeto, pero con toda convicción. Las viviendas tasadas, tanto autonómicas como municipales, también se adjudicarán por sorteo y tendrán calificación permanente, para evitar así cualquier fraude o intento de especulación.

Con este mismo objetivo, y como novedad relevante, se incluye una disposición adicional cuarta, que habilita a las administraciones públicas a expropiar viviendas de protección oficial o viviendas tasadas que no hayan sido utilizadas en un año ininterrumpido o que se destinen a fines distintos de los inherentes a un domicilio habitual. Una vez expropiadas, estas viviendas se adjudicarán por sorteo a otras personas que sí las necesiten realmente.

Esta medida implica un salto cualitativo en la labor inspectora y sancionadora que hasta la fecha lleva a cabo el departamento de vivienda y asuntos sociales; actualmente, tenemos competencia para imponer sanciones, que se pueden reiterar si la irregularidad se mantiene, pero una vez la ley de suelo entre en vigor la actuación podrá ser más expeditiva, contundente y eficaz para la ciudadanía.

Gure xederik aipaigarriena hauxe da: datozen urteetan eraikiko diren etxebizitzen ehuneko hogeita bost ehuneko hogeita hamabost bitartean alokairu babestua izatea. Nahiz eta erronka handia izan, helburu honi behar duen erantzuna emango diogu.

AGENTE URBANIZADOR Y SISTEMAS DE ADJUDICACIÓN

Explicaba con anterioridad que esta ley tiene una aspiración prioritaria, un leit motiv que inspira todo el articulado: contribuir a la solución del problema de la vivienda en nuestra comunidad. Para ello, ofrece, básicamente, dos caminos: el primero, hace referencia a las reservas de suelo, que ya he detallado minuciosamente, y el segundo alude a los sistemas de gestión propiamente dichos.

Le corresponde a la ciudadanía vasca, a través de sus ayuntamientos, recuperar el control de los programas urbanísticos y, sobre todo, determinar el momento en que un desarrollo debe llevarse a cabo. Sólo así se podrá garantizar que se primen los intereses de las personas demandantes de vivienda y no los intereses económicos y especulativos de las personas propietarias de suelo y determinadas sociedades promotoras.

En este contexto se inscribe la figura del agente urbanizador que va a permitir a los responsables municipales eludir la presión de las personas propietarias de suelo encargando a una entidad profesional, mediante concurso público, la urbanización de los diferentes ámbitos. Los ayuntamientos, además, seguirán disponiendo de los sistemas de expropiación y de cooperación que con tanto éxito han utilizado algunas corporaciones en los años precedentes.

A través del sistema de expropiación, el ayuntamiento accede directamente al suelo y lo desarrolla por si mismo o bien en base a un acuerdo alcanzado con el gobierno; a través del sistema de cooperación, el consistorio toma la iniciativa y repercute los costes de urbanización a las personas propietarias del suelo. Son, sin duda alguna, medidas efectivas y eficaces, que ganan fuerza al unirse al papel que ejercerá el agente urbanizador, que se responsabilizará de urbanizar y reparcelar, habilitando así el espacio previsto para su edificación.

Desparece el sistema de compensación, instrumento de iniciativa exclusivamente privada, y se apuesta por el llamado sistema de concertación, más acorde con el espíritu y la filosofía de esta ley; así las cosas, las personas propietarias de suelo podrán tomar la iniciativa, pero habrán de llegar a un acuerdo previo con el ayuntamiento respectivo.

Han de cumplirse, además, dos condiciones, que son éstas:

1.- primera, el plazo para la presentación del convenio no puede demorarse más de seis meses; en caso contrario podrá intervenir automáticamente el agente urbanizador.

2.- segunda, las obras deben adjudicarse por concurso.

Por otra parte, las subastas de suelo público, que han sido, entre otras, una de las muchas razones para explicar el incremento de los precios de la vivienda, quedan prohibidas en esta ley; la fórmula de adjudicación deberá ser el concurso. Los ayuntamientos también podrán delimitar áreas de tanteo y retracto, al objeto de adquirir a precio de escritura los solares que se vendan entre entidades privadas.

Esta medida ayudará a luchar contra la especulación y garantiza a los ayuntamientos la compra de suelos a precio reducidos, incluidas las actuaciones de regeneración.

Espekulazioaren kontra egiteko lurzoru legeak bi neurri berri ezartzen ditu: “agente urbanizatzailea” deritzona eta kontzertazioaren sistema.

LOS AYUNTAMIENTOS Y LA AUTONOMÍA MUNICIPAL

Esta ley, que ha sido negociada y pactada con eudel, en representación de todos y cada uno de los ayuntamientos vascos, es, por otra parte, un elemento clave en el reconocimiento de la autonomía municipal y la mayoría de edad de nuestros consistorios, que son, en último término, las instituciones más cercanas a la ciudadanía, y las que van a llevar a cabo un papel más relevante en la aplicación de esta ley.

A partir de ahora, los ayuntamientos vascos podrán definir el modo en el que nuestros pueblos y ciudades van a diseñarse y van a poder desarrollarse en el futuro. Esta ley ofrece a nuestros consistorios un papel relevante, que utilizarán para decidir en qué entornos vamos a vivir en los próximos años. Además, serán estas instancias las competentes para distribuir el espacio de nuestros pueblos y ciudades entre los diversos usos residenciales, económicos o de entorno natural.

Los ayuntamientos vascos tendrán a partir de ahora la posibilidad de elegir entre diversos instrumentos a la hora de desarrollar su intervención en el mercado de suelo y vivienda, y en la creación de ciudad. La ley les brinda la capacidad de opción entre los sistemas de gestión, las tipologías de vivienda, y las delimitaciones de suelos para el ejercicio del derecho de tanteo y retracto y/o para la entrega de derecho de superficie.

Ésta ley es, al día de hoy, la más municipalista de todo el estado. Y lo digo con convicción, por un lado, y satisfacción, por otro. Ofrece a los consistorios mayores márgenes de actuación de los que tienen en la actualidad, y éste es un hecho positivo. Como sus señorías conocen, los ayuntamientos vascos de más de 7.000 habitantes podrán aprobar a partir de la promulgación de esta iniciativa sus propios planes generales de ordenación urbana. Los consistorios de más de 3.000 habitantes podrán hacer lo mismo en el supuesto de los llamados planes parciales.

No es cierto, a nuestro juicio, que este hecho implique en modo alguno vulneración de la ley de territorios históricos, ni tampoco pérdida de control por parte de las instituciones supramunicipales, incluidas las diputaciones forales. Muy al contrario; el dictamen que hoy aprobamos consolida el control supramunicipal en la comisión de ordenación del territorio del país vasco, en el que las diputaciones forales están representadas, como no podía ser de otro modo, junto al gobierno vasco, eudel y la administración del estado.

Udaletxeek hemendik aurrera aukera edukiko dute erabakitzeko nola hedatu behar diren gure herriak eta hiriak. Eskubide hau ez doa lurralde historikoen legearen kontra. Horrexegatik, ez gaude ados arabako foru aldundiak hartu duen bidearekin. Ez dago arrazoirik aurkeztu duten helegitea aurrera joateko.

COMISIÓN DE ORDENACIÓN TERRITORIAL DEL PAÍS VASCO

La ley de suelo reconoce y ampara el protagonismo de los ayuntamientos; es cierto; pero lo hace sin lesionar las competencias de nadie. Las diputaciones forales podrán ejercer el control pertinente a través de la comisión de ordenación del territorio del país vasco, garantizando que los planes generales aprobados por los consistorios cumplen todos los requisitos legales y las normativas territoriales.

Para ello, este órgano emitirá un informe vinculante, en el cual las diputaciones forales podrán hacen oir su voz y defender sus tesis. Es decir, señorías, si un ayuntamiento acordase, llegado el caso, invadir un humedal para edificar un polígono industrial o habilitar una zona residencial donde debe discurrir una carretera comarcal, no podría hacerlo.

En el primer supuesto porque el departamento del gobierno vasco afectado, el de ordenación del territorio y medio ambiente, diría que no, y en el segundo supuesto porque la diputación interesada haría exactamente lo mismo. Por tanto, no había ninguna razón que justificase el recurso interpuesto por la diputación foral de alava contra esta iniciativa en la comisión arbitral, tal y como ha quedado demostrado.

Les pedimos desde el gobierno vasco que actuasen con la misma madurez, que sus homólogos de bizkaia y gipuzkoa, pero optaron por la tozudez y la irresponsabilidad. Quiero creer, señorías del partido popular, que más allá de las amenazas, esta vez sí recapaciten y actúen con seriedad, y desistan de acudir al tribunal constitucional porque también allí fracasarán sus intentos por impedir que esta ley sea una realidad.

Lo digo, señorías, con todo el respeto que me merecen tanto la diputación foral de alava como el propio señor rabanera y cada una de las personas que le han dado su confianza. Pero ello no es óbice para constatar que el recurso presentado ante la comisión arbitral como cualquier otro que presenten en el futuro carecen de base jurídica.

La ley de suelo se aprobará hoy, entrará en vigor el próximo mes de septiembre, y las competencia forales quedarán preservadas -también en materia de carreteras- porque para ello está, como he explicitado, la comisión de ordenación territorial del país vasco. Por ello, nos resulta tan incomprensible la posición de la diputación foral de alava; no defienden sus intereses porque no están siendo lesionados; defienden otros intereses ajenos a esta institución, y que tienen más que ver con la especulación, las constructoras y las grandes promotoras.

Soy consciente de que esta ley no gusta a determinados sectores e instancias, y en este colectivo se encuentra la derecha; saben, sin embargo, que esta ley es ya una realidad a todos los efectos, saben que todos sus recursos están condenados de antemano al fracaso, pero aún no se resignan. Asuman, señorías del partido popular, que en democracia un parlamento es soberano para aprobar una ley y reconozcan que no es legítimo intentar usurpar la voluntad soberana de esta cámara en una materia tan sensible como ésta.

Han sido muchos años de beneficios millonarios, de especulación del suelo,… en fin, señorías, qué les voy a contar que ustedes no sepan. No éste el momento ni el lugar para mirar hacia atrás; esta ley representa el futuro. Es una ley progresista porque es un ley social. Está hecha pensando en la ciudadanía, en toda, incluida aquella que hoy dirá “no” a través de los votos de ehak y el partido popular.

Foru aldundi guztiek beren eskumenak defenda ditzakete euskal herriko lurralde antolamendurako batzordean. Bertan onartuko diren txostenak lotesleak izango dira.

LA VIVIENDA, DERECHO SOCIAL UNIVERSAL

La ley de suelo aspira a dar una respuesta válida al problema de vivienda que tienen las personas inscritas en etxebide. A todas ellas, hablamos concretamente de 76.193 hombres y mujeres, en su mayoría jóvenes, que buscan un lugar en el que poder vivir. No reivindican un “sueño”, señorías; exigen un derecho social, un derecho que debe ser universal, como lo son la educación o la sanidad.

Del cómputo total de personas apuntadas en etxebide, la práctica totalidad tiene menos de treinta y cinco años, y el 80 por ciento, es decir, 61.434 cuentan con ingresos entre 3.000 y 21.000 euros. O lo que es lo mismo, entre medio millón y tres millones y medio de pesetas. Sólo el 6 por ciento, 4.291 personas, acreditan ingresos entre 27.100 y 33.100 euros, o bien entre cuatro millones y medio y cinco millones y medio de pesetas. Otras 10.479 personas declaran ingresos entre 21.000 y 27.000 euros.

En consecuencia son personas que no pueden acceder al mercado libre; o al menos, no pueden hacerlo sin recurrir a la ayuda económica de sus padres o madres, cuando pueden, o hipotecándose, como he señalado con anterioridad, por un plazo de cincuenta años, en un crédito que dejarán después como herencia a sus hijas e hijos. ¿es ésta la sociedad que queremos construir? Evidentemente, no.

La ley de suelo nace con vocación de hacer frente a esta realidad; nace con vocación de consolidar el derecho a la vivienda como un derecho social y universal; la ley de suelo aspira a cerrar la brecha entre los ingresos medios de una persona joven y el precio de una vivienda en propiedad o en alquiler. Es decir, que su salario les permita acceder a un piso y con él a su autonomía.

¿cómo se puede hacer frente con unos ingresos que se sitúan entre 9.000 y 21.000 euros a una vivienda que no baja de los 300.000 euros, cincuenta millones de pesetas, o a un alquiler de 700 euros? Sólo hay un camino, señorías: una ley de suelo como ésta que hoy aprobaremos; sólo así se podrán construir nuevas viviendas en propiedad, como he explicado, a un precio entre 117.700 y 200.000 euros, o en alquiler, a un precio entre 120 y 200 euros. No hay más alternativas, o, al menos, sí las hubiera, el gobierno vasco y quienes apoyamos esta ley las desconocemos.

Lurzoru legea helburu batekin sortu da: etxebizitza izateko eskubidea eskubide sozial eta unibertsala bihurtzea. Gazteek daukaten soldata nahikoa izan behar da pisu bat erosteko edo alokatzeko beren bizomodu autonomoa has dezaten.

PROTECCIÓN DEL ENTORNO Y SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL

La sostenibilidad y la protección del entorno es, por supuesto, un elemento a destacar en esta ley. La preservación del suelo no urbanizable, las restricciones al crecimiento de núcleos rurales, las reservas públicas para actuaciones agrícolas y ganaderas, o la limitación de construcción de viviendas vinculadas a explotaciones agropecuarias son, entre otras, las medidas más relevantes que incluye la ley.

Todo ello, por supuesto, sin olvidar un aspecto tan relevante como son las edificabilidades mínimas y máximas. Se trata de evitar la ocupación extensiva del suelo disponible que, como todas y todos conocemos, es un bien escaso en nuestra comunidad. Con este objetivo, y para evitar la proliferación de urbanizaciones de chalets, destinados a una minoría, será obligatorio edificar como mínimo 0,4 metros cuadrados de techo por cada metro cuadrado de suelo, sea urbano o urbanizable.

Por esta vía se posibilita una construcción racional, y al mismo tiempo acorde con la demanda social existente. Sólo así se puede garantizar un equilibrio adecuado entre zonas habitadas y entornos naturales para el ocio y disfrute de la ciudadanía. Incorporar el concepto de sostenibilidad a una ley como ésta contribuye a potenciar su carácter progresista y su perfil social.

Si para muestra basta un botón, quédense con este dato: será preciso plantar o conservar un árbol por cada vivienda en suelo residencial y por cada cien metros cuadrados de construcción en suelo industrial o terciario. Además, las dotaciones públicas de zonas verdes y espacios de ocio son una constante en la ley.

Lurzoru lege honetan ingurumena eta jasangarritasuna babestu nahi dugu. Horrexetarako, neurri bereziak hartu behar ditugu edifikabilitatearen arloan. Txalet urbanizazioak ez dira gehiengoarentzat.
PARTICIPACIÓN CIUDADANA Y FORO DE URBANISMO

En esta misma dirección inciden las propuestas que hacen referencia a la participación ciudadana. La incorporación de la voluntad social a unos procesos que tradicionalmente han sido de una gran complejidad por su carácter técnico tiene una importancia preferente en esta ley. En este contexto se inscribe la creación del consejo asesor de planeamiento.

Nos encontramos ante un órgano clave en la tramitación de los instrumentos de planeamiento, en el que las organizaciones sociales podrán defender sus posiciones, acordes con las demandas e intereses de la ciudadanía afectada. Tras la aprobación de esta ley, todos los municipios de más de 7.000 habitantes, que agrupan al 85 por ciento de la población vasca, tendrán que constituir su propio consejo de planeamiento.

Este órgano deberá incorporar al movimiento asociativo vecinal y a representantes de organizaciones dedicadas a la protección y defensa medioambiental, que intervengan en el ámbito local. De este modo, al control de legalidad que ejercerán las instituciones supramunicipales, a través de la comisión de ordenación del territorio del país vasco, se une el control social que llevará a cabo el consejo asesor del planeamiento; nos situamos así en la órbita de los países más avanzados en materia de participación ciudadana.

Además, y al objeto de poder profundizar aún más en este ámbito, se creará el llamado foro de urbanismo y vivienda de euskadi. Esta instancia permitirá contrastar las diferentes políticas en estas materias de las instituciones públicas y los agentes sociales. Éstos últimos podrán, sin duda alguna, aportar sus criterios, que tendrán por esa vía una cauce de expresión y, llegado el caso, de ejecución.

Por otra parte, todos los planes que prevean nuevos desarrollos urbanísticos deberán incorporar un programa de participación ciudadana, que habrá de incluir los siguientes apartados:

1.- sesiones explicativas abiertas al público.

2.- posibilidad de celebrar consultas populares en caso de graves controversias ciudadanas.

3.- difusión de material divulgativo para que las propuestas sean conocidas por la población afectada.

Con el mismo objetivo, se han ampliado los plazos de información pública a la ciudadanía, de quince a veinte días, en relación con los planes e instrumentos urbanísticos. Igualmente, se obliga a las administraciones públicas a dar publicidad de aquellas iniciativas que pudieran alterar las condiciones urbanísticas de un inmueble. La sociedad tiene derecho a conocer estos convenios y a poder actuar en consecuencia.

Esan dudanez, lurzoru lege honek herritarren partehartzea bultzatzen du. Gure ustez, herritarren ikuspegia garrantzitsua da, eta kontuan hartuko dugu.

EFECTOS ECONÓMICOS DE LA LEY DE SUELO

Un aspecto que tampoco debe pasar inadvertido en este debate, por su trascendencia en la vida diaria de muchas personas, es el que hace referencia a los efectos económicos que esta ley va a traer consigo en los próximos años. Como he señalado previamente, el impacto económico más directo se derivará precisamente de la posibilidad que va a ofrecer a miles de jóvenes, que tendrán, por fin, la opción de ejercer su derecho a una vivienda digna.

Ahora bien, tan relevante será, cuando menos, el impacto económico en el sector de la construcción y el empleo. La cobertura de la demanda existente en los próximos diez años se puede cifrar, según nuestras previsiones, en 120.000 viviendas. Una parte de ellas la deberemos cubrir movilizando viviendas vacías, y para ello es necesaria la implicación activa de todas las instituciones.

Otra parte, en cambio, tendrá que ser de nueva construcción. Hablamos de un porcentaje alto, y en consecuencia estamos en condiciones de proponer al sector de la promoción y la construcción que a cambio de un mayor volumen de producción ajuste sus márgenes, de modo que éstos sean más razonables y acordes con los habituales en otros ámbitos económicos y empresariales.

Hay que poner punto final a las operaciones especulativas y éstas deben ser sustituidas por actuaciones rentables y mantenidas en el tiempo. Sí es así, el conjunto de la ciudadanía vasca saldrá beneficiada. Esta ley, además, servirá para facilitar iniciativas industriales y de servicios, generadoras de puestos de trabajo, a través de la localización de suelos con esos destinos, incluida la participación de las administraciones públicas a través de la figura del suelo industrial protegido.

Lurzoru legeak ere edukiko ditu ondorio ekonomikoak hainbat arlotan. Alde batetik, euskal herriko gazteek etxebizitza erosteko edo alokatzeko aukera gehiago edukiko dute; bestetik, etxebizitza gehiago eraiki beharko dugu datozen hamar urteetan.

RECONOCIMIENTOS

No me extenderé más, señorías, porque entiendo que han quedado expuestas las líneas básicas de esta ley que hoy sometemos a votación. No ha sido una tarea fácil; lo decía al inicio de mi intervención. El camino ha estado plagado de obstáculos y dificultades; sin embargo, hemos cumplido el objetivo, y esto es lo único que cuenta. No quiero mirar atrás porque ahora, por fin, tenemos un futuro positivo y alentador por delante.

La ley de suelo es el instrumento que euskadi necesita para solucionar el problema de vivienda de nuestras ciudadanas y ciudadanos. Pisos dignos a un precio razonable; éste es el reto que tenemos y estamos en condiciones de abordarlo. No sé quien será el siguiente consejero o consejera de vivienda, eso lo decidirá la ciudadanía vasca, pero sí sé, en cambio, que tendrá en sus manos la herramienta que necesita para garantizar a todas las personas un lugar en el que poder vivir.

Eskerrak ematen hasi naiz eta modu berean bukatuko dut. Beti jakin dut nire gobernukideen laguntza eduki dudala, hau da, lehendakaria eta sailburu guztiak gurekin bat egin dutela. Euskal sozialistak eta aralar taldeek bere ekimenekin lehenengo proiektua hobetu dute. Beren proposamenak kontuan hartu ditugu eta gaur egun daukagun legea lehen baino aurrerakoiagoa dela esan dezakegu. Eudelen kolaborazioa ere oso garrantzitsua izan da. Haiekin sinatu dugun akordioari esker udaletxeek dauzkaten eskumenak bultzatzen ditugu.

El departamento de vivienda y asuntos sociales del gobierno vasco ha sido el promotor de esta ley, y creo sinceramente que hemos hecho un buen trabajo, del que podemos estar orgullosas y orgullosos; ahora bien, es justo reconocerlo, no hubiéramos llegado hasta aquí sin la colaboración del grupo parlamentario socialistas vascos-euskal sozialistak, que esta vez se ha implicado en este proyecto de un modo leal, que le honra. Estoy pensando, concretamente, en los señores Loza y Letamendía, que han llevado el peso de la negociación.

Su capacidad de diálogo y su voluntad de acuerdo han sido en todo el proceso un aliciente para poder avanzar. Sus contribuciones han ayudado, sin duda alguna, a mejorar el texto original y confío en que esta actitud nos permita alcanzar nuevos consensos en otras materias. En esta misma línea, quiero agradecer la contribución de las compañeras y compañeros de aralar, y especialmente de Aintzane Ezenarro, que desde un primer momento nos animaron en este proyecto, ofreciéndonos todo su apoyo y estímulo.

Sus aportaciones también han contribuido a profundizar en el carácter progresista de esta ley, y por ello quiero trasladarles mi reconocimiento personal. Nuestros socios de gobierno, partido nacionalista vasco y eusko alkartasuna, han sido igualmente una piedra angular en este proceso. Saben perfectamente, porque así se lo he trasladado, que siempre me he sentido acompañado por sus palabras de ánimo, y, cómo no, por su implicación activa en la aprobación de esta ley, que fue la primera que ratificó el consejo de gobierno en esta viii legislatura.

El lehendakari y todas las consejeras y consejeros han estado siempre avalando el compromiso del departamento de vivienda y asuntos sociales en esta materia, y yo sé que hoy están tan satisfechas y satisfechos como yo mismo. No voy a negar que éste es un día en el que me siento especialmente reconfortado. Trabajar en política no siempre es grato, qué duda cabe, pero poder ayudar a una persona, a una comunidad, a resolver su problema de vivienda, compensa de otros muchos sinsabores.

Es evidente que no puedo ocultar mi felicidad. Llegué a esta cámara por primera vez en diciembre de 1994, y si entonces alguien me hubiese dicho que doce años después defendería en esta tribuna la primera ley de suelo de euskadi, no le hubiese creído. En cualquier caso, sólo por ello, siento que he sido útil a la sociedad vasca, y este hecho es en si mismo la mejor recompensa a la que nadie puede aspirar.

Una mención especial merece también la participación de eudel, que ha permitido ir más allá en la concepción municipalista de esta ley, reconociendo la mayoría de edad de nuestros ayuntamientos y su capacidad para decidir el modelo de ciudades y pueblos en los que queremos vivir. El compromiso de Karmelo Sainz de la Maza ha sido todo un ejemplo de colaboración y compromiso, que siempre recordaré.

Tampoco puedo olvidar las horas de esfuerzo, en muchas ocasiones poco recompensado, de todas las personas que de un modo u otro han sido parte esencial de esta ley. Me refiero a las compañeras y compañeros del departamento de vivienda y asuntos sociales del gobierno vasco. Hombres y mujeres en la sombra, que han sido el alma mater de esta ley. Javier Dean, viceconsejero de vivienda, e Iñigo Maguregui, director de suelo y urbanismo. Bihotzez, eskerrik asko denoi.

Beti esan dut, lege honekin denok irabazten dugula: eusko jaurlaritzak, bere konpromisoa bete duelako; euskal sozialistek eta aralarrek, lege hau onartzea bermatu dutelako; eudelek, udaletxeen papera sendotzen duelako. Ehakak ete pepek ere irabazten dute. Nahiz eta lege honi ezetz esan, bere senideek, seme-alabek, eta lagunek hemendik aurrera aukera gehiago edukiko dituzte etxebizitza babestua lortzeko.

Baina egia esan, gehien irabazten dugunok euskal herrian bizi garen biztanleak gara. Gure erkidegoan etxebizitza bat lortzea eskubide soziala izango da eta ez luxuzko artikuloa. Pertsona guztiek bizitzeko leku bat topa dezaten laguntza ematea zen gure erronkarik handiena, eta azkenean errealitate bihurtu da.

Lo dije, en su momento, cuando se presentaron los acuerdos con los grupos parlamentarios socialistas vascos-euskal sozialistak y aralar, lo repetí posteriormente junto a karmelo sainz de la maza, y lo reiteró nuevamente en esta tribuna. Con esta ley de suelo, señorías, ganamos todas y todos. Gana el gobierno vasco porque cumple un compromiso y aprueba la primera ley de suelo de euskadi.

Ganan el partido socialista y aralar porque han contribuido con sus aportaciones y su voto a que la ley de suelo sea una realidad efectiva y eficaz; gana eudel porque sus propuestas revalidan el papel de los ayuntamientos; ganan incluso quienes no apoyan hoy esta ley, ehak y partido popular, porque sus familiares, hijas e hijos, amigas y amigos tendrán más opciones de poder acceder a una vivienda protegida.

Pero quien más gana, señorías, es el conjunto de la sociedad vasca; ganan todas y cada una de las personas que demandan una vivienda protegida porque no pueden pagar los precios abusivos del mercado, ni en propiedad ni en alquiler. Éste era nuestro compromiso y lo hemos cumplido. En euskadi, la vivienda será, a partir de ahora, un derecho y no un artículo de lujo. “ayudar a las personas a encontrar un lugar en el que vivir”. Éste es el reto, y esta ley de suelo, la solución. Lurzoru legea, konponbidea da.

Eskerrik asko/muchas gracias

Un comentario sobre “Intervención completa de Javier Madrazo en el debate de la Ley del Suelo

  1. Además de la intervención del Consejero de Vivienda, como responsable del texto aprobado, en la WEB del Parlamento Vasco (http://www.parlamento.euskadi.net) tenéis toda la documentación relativa a su tramitación en Ponencia y Comisión, las transcripciones de las intervenciones en éstas y en el Pleno (en Real Player) y los textos tanto de la ponencia como de las enmiendas. El enlace es:

    http://www.parlamento.euskadi.net/fr_iniciac/DDW?W=INI_LEGIS=08+AND+INI_SECCION=09+AND+INI_SERIE=01+AND+INI_SSERIE=00+AND+INI_NEXP=0001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s